18 octubre, 2018 Emarketers

El auge del ecommerce dispara y condiciona al sector logístico

El auge del ecommerce dispara y condiciona al sector logístico

La actualidad y el futuro del sector logístico en España, así como en el resto del mundo, comienzan con un simple clic. Según los últimos informes, hemos podido conocer que se estima un crecimiento de entre el treinta y el cuarenta por ciento de las transacciones por comercio electrónico para la próxima década. Esto a nivel mundial, pero si volvemos la vista hacia España, comprobaremos rápidamente cómo las ventas por Internet han crecido en torno a un veintitrés por ciento respecto al año anterior. Un aumento que se traduce en una cifra de negocio superior a los siete mil trescientos millones de euros (según la CNMC).

Todo lo anterior no hace más que resaltar una evidencia: que el porvenir de la logística está íntimamente ligado al ecommerce. ¿Pero cómo afecta la revolución del comercio electrónico al sector del transporte de mercancías de hoy?

Las tendencias del ecommerce en España y su relación con la logística
En general, el comercio electrónico en nuestro país está siendo influido por los mismos factores y escenarios que en el resto del mundo. Esto quiere decir que, además del fuerte crecimiento de las transacciones a través de Internet, cada vez se valora más la flexibilidad y el tiempo de entrega. Dos aspectos para los que la logística adquiere un papel fundamental.

Es bastante común encontrar clientes sumamente exigentes, que esperan que sus productos les lleguen en el mismo día (Same Day Delivery) o, por lo menos, lo antes posible (Next Day Delivery). En consecuencia, a fin de satisfacer las nuevas necesidades del consumidor online, el sector logístico está experimentando una profunda transformación.

El año pasado, nada menos que el treinta por ciento del total de la logística contratada en España fue destinada al comercio electrónico (un cifra que alcanza el cuarenta y dos por ciento en ciudades como Madrid). Esto quiere decir que de los 1,7 millones de metros cuadrados contratados en 2017, cuatrocientos treinta mil fueron para el ecommerce.

Todo ello se ha venido traduciendo en cambios a lo largo de toda la cadena de suministro. Naves con características, dimensiones y localizaciones distintas a las tradicionales son ahora necesarias.

Existe, por tanto, una tendencia actual hacia el “gigantismo”. Los operadores necesitan centros logísticos hoy en día con naves XXL, localizadas casi siempre a más de treinta kilómetros de las ciudades. Pero no todo es cuestión de metros; y es que la fuerte demanda de espacios en el sector logístico español ha tenido un efecto al alza en los precios del suelo, por lo que se ha vuelto necesario optimizar los espacios. En ese sentido, algunas empresas del sector están decidiendo utilizar almacenajes distribuidos entre varias plantas.

En cuanto a las características concretas del comercio electrónico español, cabe destacar que el sector aéreo y el sector de la moda son los más demandados en la actualidad (representan en torno al veinte por ciento de la cuota actual del mercado online).

El ecommerce ha llegado a nuestras sociedades para quedarse. Un hecho que augura grandes noticias para el sector logístico español, pero eso sí: siempre que se adapte convenientemente a los nuevos tiempos.