16 marzo, 2020 Emarketers

Hábitos de compra de los consumidores

hábitos de compra de los consumidores

En esta nueva entrada al blog, vamos a hablar sobre hábitos de compra de los consumidores. Pero antes ¿Qué es un consumidor?

Los consumidores son personas u organizaciones que demandan bienes o servicios a cambio de dinero u otro motivo de compensación. Esto quiere decir que, todos en algún momento de nuestra vida, hemos sido o seremos consumidores.

Los consumidores tienen unos hábitos de compra y consumo, es decir, una serie de reglas o normas por las cuales nos regimos a la hora adquirir un bien o servicio.

La doble cara de los hábitos de compra de los consumidores.

No todo el mundo tiene las mismas preferencias o reglas a la hora de adquirir un producto o servicio. Si bien es cierto que a medida que ocurren sucesos como crisis económicas, cambios demográficos, crisis sanitarias… los hábitos de compra de los consumidores cambian a la vez que lo hacen las circunstancias.

Hoy en día, se puede decir que los hábitos de consumo son de doble cara:

  • Una persona casada no suele comprar lo mismo que aquella que está soltera.
  • Una persona con hijos no suele a comprar lo mismo que una persona que aún no ha formado una familia.
  • Los consumidores pueden tener hábitos de compra diferentes en función de su personalidad, estatus social, estilo de vida…

Los ejemplos descritos anteriormente, son algunos de los muchos que pueden influir en los hábitos de compra de los consumidores. Todos los cambios que ocurren en la vida de una persona, por muy pequeños que sean, modifican completamente los hábitos de compra de ese consumidor.

Hablemos de actualidad: cambios en los hábitos de compra de los consumidores

¿Qué condiciona unos hábitos de consumo u otros totalmente distintos?

  • La elección de los productos, tanto la cantidad, como el tipo y marca de los productos.
  • La forma en la que se adquieren (compra en tienda física o compra online o en e-commerces)
  • Preocupación por el precio y la relación calidad-precio.
  • El proceso de toma de decisión para comprar un producto o no.

Es importante conocer, una vez sabido esto, que 2 de cada 3 consumidores españoles tienen un poder adquisitivo inferior al de hace 5 años, no obstante, aunque parezca mentira, España es uno de los países en los que, por segundo año consecutivo, la idea de ahorrar pierde fuerza frente al aumento de los gastos. No obstante, es cierto que las personas admiten haber reducido el número de compras impulsivas de forma considerable.

Otro de los factores a destacar es la creciente preocupación por el precio y la composición del producto, si bien es cierto que el primero siempre ha sido importante a la hora de decantarse por un producto u otro, los consumidores están empezando a orientar sus hábitos de consumo hacia productos que tienen una tendencia hacia lo natural (principalmente productos alimenticios), lo que implica una mayor participación con la sostenibilidad del medio ambiente. Por último, es importante destacar la aparición masiva de la tecnología estos últimos años. La tecnología ha dado lugar a que se produzcan cambios importantes en los hábitos de compra de los consumidores. Cada vez son más los consumidores que compran por internet, no sólo en España, sino en todo el mundo. Más del 70% de los consumidores españoles utilizan internet y las tecnologías móviles para realizar sus compras.

Las empresas hoy en día: hábitos de compra nuevos

Una parte fundamental para estos procesos de compra son las empresas, las cuales tienen que adaptarse a los continuos cambios de los hábitos de compra de los consumidores para dar un mejor producto y además poder diferenciarse de sus competidores. Los cambios principales con los que debe contar una empresa son:

  • Buenos flujos de información para el cliente, es decir, que el cliente no tenga dificultades a la hora de buscar nuestra empresa o producto, ya que se cansará rápidamente y se irá en busca de otra que le ofrezca algo similar.
  • Contar con un buen servicio de transporte de mercancías, rápido y eficaz, para que el cliente no tenga que moverse e ir a buscarlo.
  • Producto acorde a las tendencias, con buena relación calidad-precio, fácil de manejar, innovador y lo más sostenible posible.
  • Gran servicio postventa, para tratar toda aquella información que el cliente crea necesario o por si surge algún problema con el producto o servicio.

Conclusiones

Los hábitos de consumo de la sociedad están en continuo cambio, debido a las diferentes circunstancias que ocurren día a día. No obstante, son las propias empresas las que deben ajustarse y conocer estos nuevos hábitos de los consumidores para elaborar y entregar un producto final acorde a las exigencias y expectativas del consumidor.