17 abril, 2019 Emarketers

Ideas de packing original. Ideas para sorprender a tus clientes

Ideas de packing

El packing puede convertirse en elemento diferenciador destacado. Si sabemos aprovecharlo, es un canal ideal para transmitir los valores de nuestra marca. Ya no se trata de solo usar un embalaje original, sino de la inclusión de recursos de fidelización, por ejemplo.

En este sentido, contar con una empresa de referencia en el diseño de packaging resulta básico, no obstante, la creatividad es un factor determinante para impactar positivamente en la percepción que el cliente tiene de nuestra iniciativa.

5 ideas originales en diseño de packacking

Estas son algunas ideas para asegurarnos el efecto wow en todas nuestras entregas:

1. Un clásico: incluir una tarjeta a nombre del cliente

Nada mejor para eliminar la frialdad del embalaje de cartón que incluir una tarjeta escrita a mano, y dirigida a nombre del comprador, deseando un feliz disfrute del producto en cuestión.

De esta manera, el cliente se siente mimado en un momento tan positivo como es la apertura de su paquete, un momento dulce para todo el que haya deseado algo y por fin lo tenga en sus manos.

2. Look Handmade

Otra forma de packing que suele darse en el sector de la paquetería y envíos es el Look Handmade, es decir, que parezca hecho a mano. Como es lógico, el envoltorio no estará manufacturado; se pueden utilizar diversos materiales para conseguir ese efecto artesanal que conecta con todo el mundo.

3. Orientación sostenible

Las empresas que promueven la sostenibilidad “caen mejor”. Está demostrado, dado el nivel de concienciación actual, que un cliente puede decantarse por una marca en concreto si simpatiza con sus ideales corporativos.

También, la sostenibilidad está de moda, por qué no decirlo, de manera que integrar materiales reciclados, o que pueden degradarse fácilmente en la naturaleza, es una magnífica forma de aprovechar el tirón y cuidar del medio en la misma jugada.

3. Embalaje extravagante, atención garantizada

La pompa y el buen gusto no tienen por qué estar reñidos. Apostar por la espectacularidad siempre sorprenderá al cliente. Eso sí, el producto no puede quedar eclipsado, en ningún caso, por el envoltorio, más bien debe ser el centro del mismo.

4. Funcionalidad

Incluir elementos que después puedan usarse de forma conjunta, o separada, con el producto establece una línea de interacción que hará que nuestra marca esté presente en la mente del consumidor por mucho más tiempo.

Un ejemplo puede ser un envoltorio que contenga un mapa en el dorso y muestre curiosidades sobre los materiales usados para componer el producto. Otra buena idea puede ser incluir unas instrucciones básicas de uso del producto.

5. Usar un packing que narre la historia del producto

Aunque el envase del producto contiene información básica sobre el mismo, aprovechar el packing para señalar su historia dará más prominencia a esta. Se pueden incluir innumerables referencias que sirvan para contar de forma honesta las bondades del producto, o de una serie determinada.

En fin, un packing fresco y diferente puede mejorar la capacidad de fidelización de nuestra empresa y predisponer al cliente a realizar una nueva compra. Por otro lado, supone una tarjeta de presentación única que transmita los valores de nuestra marca.